Inicio

Foto

¡Que las diferencias nos enriquezcan a todos!

Piña Palmera Centro de Atención Infantil, A.C. es una organización civil legalmente constituida sin interés político o religioso (una ONG), que desde hace más de 30 años ha abordado el tema de discapacidad con personas de comunidades rurales, en su mayoría indígenas.

Trabajamos en la costa y sierra sur del estado de Oaxaca con procesos de rehabilitación e inclusión social, a través de información, formación, sensibilización y concientización. En las acciones que realizamos participan personas con diferentes edades y discapacidades (física, intelectual, auditiva, visual y psicosocial), así como dificultades en el área de lenguaje, aprendizaje y conducta en conjunto con sus familias, sin tener en cuenta el tipo de discapacidad, las posibilidades de pagar y/o la etnicidad.

Consideramos que el trabajo con las personas con discapacidad no es una cuestión de bondad, sino de hacer valer sus derechos humanos. La extrema pobreza o los varios problemas sociales incrementan los retos.  El eje central de nuestro trabajo es el respeto hacia las diferencias y la formación de una sociedad incluyente

Los esfuerzos de Piña se enfocan en cambiar la manera en cómo la gente local mira a las personas con discapacidad,  a través de actividades que promuevan cambios de actitud  y del entorno con familias, escuelas y comunidades locales.

Realizamos acciones que capacitan a las personas para llevar a cabo su proceso de rehabilitación como parte de la vida diaria, gracias a esto, niños y niñas, jóvenes y adultos con discapacidad se van incluyendo al interior de la familia y a la comunidad.

Somos una Asociación Civil, legalmente constituida con derecho a extender recibos deducibles de impuestos para recibir donativos.

Desde nuestra fundación han participado en nuestros programas más de 5000 niños/as y adultos con diferentes discapacidades. Ahora participan 635 personas en nuestras actividades (20% niños/as, 35% jóvenes, 35% adultos, 10% ancianos/as).

 

Soñamos con una sociedad en donde haya lugar para TODOS y TODAS reconociendo las diferencias y respetándolas.

“Queremos construir un mundo en donde sea menos difícil amar.”
(Paulo Freire, pedagogo brasileño)